Hablante de lengua zapoteco expresa en la Cámara de Diputados que nuevas generaciones niegan su identidad indígena

by Enlace Noticias

Dulce Consuelo Luna Cruz, hablante de la lengua zapoteco, señaló que en las comunidades indígenas se ha asociado la idea de “salir adelante” con dar como herencia el estudio, pero dicha preconcepción ha llegado a creer que la lengua indígena y las tradiciones no encajan con el modelo de occidente, lo cual lleva a las nuevas generaciones a negar su identidad indígena.

Indicó que, para la cultura occidental, hablar zapoteco, chinanteco, mixe, mazateco o alguna otra lengua indígena no es precisamente un sinónimo de avance. Al contrario, hablar una lengua indígena “te pone en desventaja, porque, en muchos ámbitos de la vida cotidiana, los indígenas somos ignorados, burlados y mirados con desdén cuando nos escuchan comunicarnos en nuestra lengua”.

Al participar en la sesión como parte del impulso que la Cámara de Diputados otorga al uso y conservación de las lenguas indígenas nacionales, expresó que, como docente, ha observado que el fenómeno de renuncia a las lenguas se da mucho entre los jóvenes estudiantes, originarios de comunidades indígenas.

Relató que cuando los padres son hablantes de una lengua indígena, enseñan a sus hijos a comunicarse con ellos en español, lo que provoca que de la lengua entiendan poco o nada. “No es una decisión por voluntad de los padres, sino es una decisión fundada en el miedo a que sus hijos sean rechazados en el ámbito profesional y laboral. Con el pasar del tiempo, descubrimos que hemos perdido no sólo una lengua, sino nuestra identidad e historia”.

Pidió a las nuevas generaciones aferrarse a sus raíces familiares y que “alcen la voz y seamos escuchados en nuestra lengua, para que no tengamos que hablar español e inglés a la perfección con la finalidad de que se considere que hablamos varios idiomas y que somos aptos para ir detrás de nuestros sueños. Hagamos oír nuestra voz en las aulas, en los espacios públicos: que nos escuchen”.

Luna Cruz agradeció a la Cámara de Diputados este espacio para que sus lenguas sean escuchadas y expresar sus pensamientos en su lengua zapoteca, aquella que prevalece “en el rincón más bajo del estado de Oaxaca. La lengua la adquirí gracias a mis abuelos maternos, originarios de la comunidad de Lachixila, que pertenece al municipio de Camotlán”.

Relató que cuando sus abuelos tomaron la decisión de hablarle y enseñarle el zapoteco, no sólo le concedieron la dicha de hablar una lengua originaria, sino una identidad como indígena que, sin saberlo, marcó su vida.

Añadió que la primera lengua que aprendió fue el español. “Siempre había pensado que el motivo de ello era porque mi papá, al hablar chinanteco, y mi mamá, al hablar zapoteco, no tenían otra opción más que usar un idioma en común para comunicarse entre sí y conmigo. Sin embargo, a través del tiempo y por el aprendizaje adquirido, creo que, de manera inconsciente, me fue negada la oportunidad de tener ambas lenguas (chinanteco y zapoteco) como las primeras en aprender”.

La diputada Noemí Berenice Luna Ayala (PAN), en funciones de la presidencia de la Mesa Directiva, expresó que Dulce Consuelo Luna Cruz es originaria de San Juan Bautista, Tuxtepec, Oaxaca; cuenta con estudios de ingeniería en Gestión Empresarial y maestría en Opinión Pública y Marketing Político, y se desempeña como docente en el Tecnológico Nacional de México, campus Tuxtepec, y se dedica a la promoción de las lenguas indígenas en la región.

Ver también